Sale!

Puntuaciones sensibles. Figuras en la poesía latinoamericana

$ 4.800

Irina Garbatzky es docente de grado y posgrado en la Universidad Nacional 
de Rosario e investigadora del Iech-Conicet. Es autora de Los ochenta recienvivos. Poesía y 
performance en el Río de la Plata (2013) y El prisma de Elba Bairon. Dibujos para Emeterio Cerro 
(junto a Francisco Lemus, 2022). Junto a Javier Gasparri coordinó el libro Nuestros años ochenta 
(2021). 
Ignacio Iriarte es profesor adjunto de la Universidad Nacional de 
Mar del Plata e investigador de Conicet. Sus proyectos están radicados en el Celehis y en el Inhus 
(Unmdp). Es autor del libro Del Concilio de Trento al sida. Una historia del Barroco (2017). 
Matías Moscardi es docente en la Universidad Nacional de Mar 
del Plata e investigador del Inhus-Conicet. Publicó Diccionario de separación. De Amor a Zombie, 
junto a Andrés Gallina (Eterna Cadencia, 2016); La rosca profunda y otros ensayos (Prebanda, 
2018); La máquina de hacer libritos. Poesía y editoriales interdependientes en la década de los 90 
(Eduvim, 2020) y ¡El Gran Deleuze! Para pequeñas máquinas infantes (Beatriz Viterbo, 2021). 
Ana Porrúa es docente de la Universidad Nacional de Mar del Plata y es 
investigadora de Conicet. Sus proyectos se inscriben en el Celehis y en el Inhus. Ha publicado, 
entre otros, los libros Caligrafía tonal. Ensayos sobre poesía (2011) y Bello como la flor de cactus
(2019 y 2020). Compiló Coreografías críticas (2017). 

Descripción

Lo que nos diferencia de los historiadores es el hipérbaton. Como una mancha de Jackson 
Pollock, el hipérbaton aparece acá y allá. ¿Es posible, en efecto, no encontrar una mancha en 
alguna parte? Hipérbaton por todos lados. Aunque no es fantasma ni síntoma: se trata, mejor, 
de una figura —nos gusta especialmente este término— un objeto transportable, mudable en el 
espacio y en el tiempo, pero también en un sentido epidérmico: cambia de piel. Aparece, 
desaparece, reaparece: ¿podríamos leer sin parpadear? El hipérbaton como una mancha que 
atraviesa territorios, países, épocas, escrituras». 
 
Así comienza este libro. Y en esa declaración confluyen, acaso, los desafíos y gestos de un modo
de hacer crítica que se concibe más allá de esos límites que suelen retrotraerla a sus formas
menos productivas. Se trata, aquí, de reconocer la deriva, la especulación y el ensayo como una
contraseña de identificación pero también como un modo de pensar tan capaz de armar
constelaciones entre figuras en apariencia heterogéneas como de reconocer en la propia
práctica el impulso perdurable y originario de la lectura.